sábado, 1 de marzo de 2014

¿Los zapatos de Van Gogh o los zapatos de Warhol? por Claudia Susana Díaz



(Buenos Aires) Claudia Susana Díaz

¿Los zapatos de Van Gogh o los zapatos de Warhol?
Posmodernismo
Una mirada estética


Las teorías más conocidas de Fredric Jameson (1934, Cleveland; crítico y teórico literario de ideología marxista) sobre la posmodernidad son: el pastiche y la crisis de la historicidad. Sobre el primero hace referencia a que “los productores de cultura del presente no tienen a dónde volverse sino al pasado: la imitación de los estilos muertos”. En cuanto a la historicidad alude a un debilitamiento de ella, ignorando las diferencias de los períodos históricos para fundirlos en una homogeneidad y una delimitación tajante. Hay una sensación del fin de las ideologías, de las artes, de las clases sociales. Ya no hay barreras entre la alta cultura y la cultura comercial o cultura de masas.
La fusión posmodernista de todos los discursos en un conjunto indiferenciado fue el resultado de la colonización de la esfera cultural, que había mantenido al menos una autonomía parcial durante la época modernista previa, por un capitalismo empresarial de reciente creación. La superficialidad intencionada, el fin del sujeto, un pasado que solo se deja recuperar en términos estéticos, como mera representación, son aspectos muy valiosos para rescatar de sus teorías.
Vale aclarar, como también lo hace Jameson en su ensayo, que la producción cultural en nuestros días no es enteramente posmoderna. Se dan en confluencia en nuestro presente una gran gama de productos culturales, los cuales no responden necesariamente todos a una estética posmoderna. De ahí que habla de una nueva cultura de la imagen y el simulacro.
En relación con sus teorías va a hacer un análisis de Botas de Campesino, de Van Gogh y Zapatos de polvo de diamante, de Warhol. Ambas obras dan cuenta de una primera diferencia entre un arte modernista y esta nueva estética que hemos llamado posmodernista. La aparición de un nuevo tipo de ausencia de profundidad, un nuevo tipo de superficialidad, condice con la aparición de un nuevo “sujeto” como objeto de arte. La pretensión de Zapatos de polvo de diamante no está relacionada con el fin hermenéutico de la obra de Van Gogh. Está relacionada con la exhibición de un objeto que no procura otro tipo de significación que el hecho de estar sobre la tela. Los zapatos de Van Gogh tienen orientaciones históricas, referencias a un pasado obrero y campesino. Los zapatos de Warhol, en cambio, son nuevos, coloridos, imposibles de datar, imposible saber algo acerca de sus dueños. Los zapatos de Warhol no son en absoluto banales porque reflejen un mundo banal, sino justamente porque son el resultado de la ausencia de toda pretensión del sujeto de interpretar el mundo; son el resultado de la elevación de la imagen a la figuración pura sin la más mínima transfiguración. Ya no se trata entonces de una trascendencia, sino de la subida al poder del signo, que al perder toda significación natural, resplandece en el vacío de su luz artificial. Es una imagen sin cualidad, sin presencia, sin deseo.
Según la mirada de Martín Heidegger, el creador o imitador de la naturaleza, en este caso Van Gogh, dignifica los objetos para extraer de ellos todo su valor como formas. Heidegger analiza también los zapatos de Van Gogh: un par de botas viejas, desgastadas, malolientes. No es algo precisamente bello, pero el artista vierte su mirada estética para devenir un simple par de botas en obra de arte.
Ambas obras son arte. Cada una responde al contexto en el cual fueron producidas, ambas con intencionalidades diferentes: las botas nos remiten al mundo esforzado del labriego, hay un individuo detrás, una historia; la otra nos enfrenta a un mundo de consumo, sin pasado, sin una presencia, están allí, brillando pero de manera artificial.

(c) Claudia Susana Díaz

Buenos Aires 

Claudia Susana Díaz es Licenciada en Artes Visuales

Bibliografía

Heidegger, Martín, Arte y poesía, México, Editorial Fondo de Cultura Económica, 1958.
Jameson, Fredric, El posmodernismo o la lógica cultural del capitalismo tardío, Ediciones Paidós Ibérica, 1991.

Datos de las obras
Un par de botas, Vincent Van Gogh, 1886. Óleo sobre lienzo. 37,5 x 45 cm. Museo Van Gogh, Ámsterdam.
Zapatos de polvo de diamante, Andy Warhol, 1980. Pintura de polímero sintético, polvo de diamantes y tinta de impresión serigráfica sobre lienzo. 228,6 x 178 cm

texto e imágenes enviados por Claudia Susana Díaz para su publicación en la revista Archivos del Sur


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

publique un comentario a esta nota