domingo, 4 de junio de 2017

Roberto Arlt y la novela contemporánea - Magda Lago Russo

retrato de Roberto Arlt (c) Ricardo Carpani

(Montevideo) Magda Lago Russo

Roberto Arlt (  Buenos Aires, 26 de abril de 1900 —. 26 de julio de 1942). Novelista, dramaturgo, periodista e inventor argentino.  Roberto Arlt pertenece a una generación de escritores latinoamericanos que, nacidos hacia las postrimerías del siglo XIX, empiezan a realizar, en la tercera década del siglo XX, una literatura atenta a la realidad social y física de América del Sur. No es casual que el escritor de los conflictos ciudadanos sea un habitante de Buenos Aires, ciudad que por entonces no sólo es la más extensa y populosa de Sudamérica sino que por sus características culturales y económicas constituye un orbe aislado y autónomo. Buenos Aires es una ciudad que tiene su propia música, que es el tango, un dialecto particular, que es el lunfardo, y hasta un medio público de transporte original, que es el colectivo. Y este cosmos se divide además en territorios menores, cada uno con su personalidad y carácter, que son sus cien barrios. Al borde de la tierra, fija sus ojos en Europa, y levantada junto al río, con diques, vías de ferrocarril y factorías, se aísla del agua. En resumen, una isla, un universo estanco sin paisajes ni playas. La vida nocturna y el fútbol acaparan sus emociones. En esta ciudad nació y vivió Roberto Arlt, quien, además, congregaba en su personalidad los principales conflictos sociales y culturales de un hombre de su tiempo: era hijo de inmigrantes y procedía de la pequeña burguesía, la cual, debido al acelerado movimiento de clases que experimentó la sociedad argentina a principios del siglo XX, debió soportar agudos problemas sociales, culturales y económicos, que son los que en última instancia reflejan las novelas de Arlt. "El juguete rabioso", su primera obra de importancia, editada en 1926, en donde transcribe casi todos los episodios significativos de su existencia hasta ese momento. Obra fundamental de la literatura argentina y latinoamericana, “El Juguete Rabioso” cuenta la infancia y adolescencia de Silvio Astier Ambientada entre los años 20’, narra en cuatro episodios la lucha de Silvio Drodman Astier, un adolecente que trata de escapar de la miseria y humillación a la que se ve sometido como consecuencia de su condición social, marcada por la marginación y la pobreza. Silvio un chico de catorce años que alimentaba su imaginación con libros sobre ladrones y aventureros que le prestaba un viejo zapatero. …" Entonces yo soñaba con ser bandido y estrangular corregidores libidinosos; enderezaría entuertos, protegería a las viudas y me amarían singulares doncellas...".Con tintes autobiográficos, la novela cumbre de Roberto Arlt narra la difícil vida de la clase baja porteña, la problemática del inmigrante, y el clima de incertidumbre propio de comienzos de siglo veinte. La soledad en las grandes ciudades, la melancolía, la incomunicación pero también la esperanza y el valor de la lealtad, son temas que esta genial obra abarca.  Donde empieza el autor y termina el personaje, Roberto Arlt reflejó como nadie los traumas de la pobreza y la humillación y, de paso, transformó para siempre la historia de la literatura argentina con su estilo salvaje y violento."Este cañón puede matar, este cañón puede destruir. Y la convicción de haber creado un peligro obediente y mortal me enajenaba de alegría". De esta manera, atormentada y feliz, Silvio Astier entra definitivamente al mundo del crimen en “El juguete rabioso”, obra maestra del hasta entonces joven y desconocido escritor Roberto Arlt. En 1926, logró por fin publicar "El Juguete Rabioso". Silvio Astier es el primer eslabón en esa cadena de seres encendidos. "¿Y usted cree en Dios?- le preguntan a Silvio en la novela-. -Yo creo que Dios es la alegría de vivir". Ese era Arlt. A partir de esta entrada, de esta irrupción violenta y descarada, la literatura argentina ya no volvería a ser la misma, y nadie quedaría al margen de la influencia de este enigmático personaje que escribió como vivió. También estaba el escritor que nació para ser vendido en los tranvías y que jamás fue aceptado por una élite de intelectuales formales y pacatos a los que atacó con ferocidad. Entonces, la frontera que separa al hombre de sus personajes se hizo cada vez más delgada, por momentos confundiendo realidad con ficción. "Soy el mejor escritor de mi generación, y el más desgraciado. Por eso tal vez soy el mejor", reconocía en una de sus Aguafuertes porteñas para explicar cómo ese mundo de locos, artistas y criminales no sólo se hallaba en sus libros, sino que también se desarrollaba en su mente, en su alma y en su corazón. Formó parte, además, de una generación de intelectuales que por primera vez en la Argentina pretendió vivir de su actividad de artistas, de escritores, de creadores, y si de algún modo lo consiguieron fue a costa del sacrificio de sus sueños y ambiciones personales. Fue por lo tanto un testigo de su época y su obra constituye un alegato en que defendió el derecho humano a la dignidad, a la independencia, sobre todo a la pureza, y en que fustigó todas las formas de la mezquindad, de la bajeza, de la perversión en que puede sumirse el hombre. Por haber vivido en el vértice de una conmoción general que sacudió con violencia inusitada las estructuras sociales de su país, y por haber sabido reflejar, esa realidad en sus escritos, Roberto Arlt pudo llevar a cabo una de las obras más originales, profundas y vigorosas de la literatura ar­gentina. El escritor uruguayo Juan Carlos Onetti (1909-1984) ha dicho de él: "Es el último tipo que escribió novela contemporánea en el Río de la Plata". Escribió en el aguafuerte del 10 de marzo de 1930: “Lo único que sé es que voy a trabajar, vaya donde vaya. La única válvula de escape que tengo en la vida es eso: escribir. El agrado que recibo es saber que me leen”.
(c) Magda Lago Russo
Montevideo
Uruguay

Bibliografía: Sudestada – Nª9. – “Borges vs. Arlt”
Guillermo Mayr – “El jinete insomne”

Magda Lago Russo es escritora
                                           

No hay comentarios:

Publicar un comentario

publique un comentario a esta nota